Del Culto a la Salud a la Cultura de la Salud

Del Culto a la Salud a la Cultura de la Salud

El concepto de culto a la salud no puede estar separado del concepto de culto a la Naturaleza propiciado por las culturas ancestrales bajo personificaciones de las múltiples fuerzas de la naturaleza en divinidades y demonios.

En la mentalidad primitiva se da el proceso de atribuir poder divino a los objetos y fenómenos naturales: Los cultos de estos pueblos están llenos de piedras sagradas, consideradas amuletos o fuerzas protectoras de la vida, de la fecundidad, de la salud; de ríos sagrados portadores de vida. La propiciación de los dioses de la lluvia aparece en todos los cultos. Muchos mitos indoeuropeos atribuyen al agua primordial la génesis del mundo. Los ritmos cíclicos del nacimiento, la muerte y las estaciones se reflejan en las vicisitudes de la vegetación, alimentada por las aguas y paralela a los ciclos de la vida humana.

La relación entre la vida del ser humana y las plantas es otro fenómeno que se ve plasmado en costumbres ancestrales, como por ejemplo la vinculación de la floración con la salud. La simbología del árbol sagrado se reitera con frecuencia en las artes figurativas. También es interesante destacar el culto a los animales sagrados y al fuego. Y de todos estos cultos una de las entidades más veneradas desde antiguo es la Tierra-Madre, la fecundidad, el origen de las cosas, el regreso al seno materno.

El concepto de Naturaleza es, en su origen, una proyección antropomórfica en la que se mezclan impulsos e instintos irracionales, además de un intento de darle una explicación al mundo (Naturaleza): Ese el caso de numerosas personificaciones o deificaciones, características de las religiones ancestrales, la magia, las leyendas o los mitos que atribuyen el origen del mundo a un “nacimiento” o a una “creación” más o menos próxima a las formas de la generación o la acción humana. Desde esta óptica, la idea de Naturaleza aparece vinculada o yuxtapuesta a la idea de divinidad, tanto en la forma monoteísta como politeísta: la Naturaleza es una fuerza creadora, animada, inventora continua de formas, a la vez que contiene las fuerzas destructoras, los demonios y el mal.

Este Culto a la Salud tiene su reflejo en el culto a las deidades que la representaron en las distintas culturas:

El Culto a la Salud supone una adaptación al medio natural representado por los símbolos atribuidos por la mentalidad ancestral, lo cual supone un encuentro con la Naturaleza con contenidos animistas implicando un respeto hacia lo-que-provee-de-vida,.

La Cultura de la Salud supone una adaptación consciente a las Leyes Naturales, una integración, y, como consecuencia, asumir la responsabilidad de una salud tanto a nivel individual como social; es decir como persona comprender la importancia que tiene el desarrollo de una toma de conciencia sobre las necesidades de salud tanto individuales como sociales, sin olvidar el referente naturaleza (operativizado en ecología como algo más que el simple hábitat biológico). En los comienzos de la Cultura de la Salud, sin olvidar los grandes movimientos socio-filosóficos del Naturismo, Vegetarianismo, Higienismo…, se encuentra el ecologismo, donde se funde las imágenes analíticas y científicas propias del método experimental con la antigua sugestión de la Naturaleza-Madre.

En la Cultura de la Salud el protagonista de la Salud es la Persona, con su dimensión individuo, la dimensión social (comunidad) y la dimensión naturaleza (ecología).Es lo que se denomina en Naturopatía paradigma ecobiopsicosocial. El aumento del protagonismo de los usuarios tiene notables repercusiones sobre los Profesionales de los Servicios de Salud, sobre todo por que estarán más sujetos al escrutinio social. Desmedicalización de la salud.

Cambios tecnológicos y su impacto  sobre modelos y volúmenes de servicios.

Además de la introducción de las nuevas tecnologías que agilizarán los servicios y verificarán su grado de eficacia; también está la aplicación con carácter científico de las Tecnologías Naturales (Tecnología Naturopática) en la salud, demanda que está cada vez más en aumento.

Cambios en la necesidad de controlar los costes de los sistemas sanitarios. El gasto sanitario en aumento ha sido casi siempre superior al de la riqueza del país, sin embrago ese aumento no ha repercutido en la saludabilidad de la ciudadanía. La ecuación mayor gasto=mayor salud no tiene un correlato exacto en los países desarrollados.

Cambios en la actitud hacia la Naturaleza.

Hemos dejado este cambio necesario en último lugar porque seria la condición sine qua non para ese cambio que se está dando hacia una Cultura de la Salud.

La conciencia y la educación ecológica está en aumento y está repercutiendo también en la demanda de Servicios de Salud que contemplen la utilización de Métodos Naturales y Procedimientos de Salud.

 

Manuel Navarro – Naturópata Colegiado Fenaco España – (Centro de Estudios CEAN – Sevilla)

1 Comment

  • Oscar Posted junio 3, 2018 3:52 pm

    Esta vez te has superado, en serio excelente artículo!!!
    Saludos

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *